PREGUNTAS FRECUENTES

El vacío es un modo de conservación de alimentos muy práctico y sencillo. Se trata de extraer el aire que rodea al producto que se va a envasar. Si el proceso se realiza de forma adecuada la cantidad de oxígeno residual es inferior al 1%. De este modo se consigue una atmósfera libre de oxígeno con la que se retarda la proliferación de bacterias y hongos que necesitan este elemento para sobrevivir, lo que posibilita una mayor vida útil del producto. El envasado al vacío se complementa con otros métodos de conservación ya que después, el alimento puede ser refrigerado o congelado. Durante el proceso, el material de envasado se pliega en torno al alimento como resultado del descenso de la presión interna frente a la atmosférica. Dicho material debe presentar una permeabilidad muy baja a los gases, incluido el vapor de agua. Además, el envase hermético también es idóneo para muchos productos no alimentarios. Podemos pensar en productos de gran tamaño o valor, tales como cojines, dinero, componentes electrónicos, joyas y relojes. La lista de productos es infinita. Cualquier cosa que se te ocurra puede envasarse al vacío. Es vital que durante el proceso de envasado, se mantengan las condiciones higiénicas y de manipulación adecuadas ya que, simplemente, va a frenar el proceso de deterioro natural

Al conservar los alimentos al vacío no se alteran las propiedades químicas ni las cualidades organolépticas (color, aroma, sabor) a excepción de la carne, cuyo color se ve alterado al envasarla de este modo. Por este motivo, en ocasiones se confunde con una carne en mal estado. Esto se debe a que la carne al vacío no posee el color que el consumidor espera y que relaciona con una carne fresca, lo que muchas veces provoca rechazo. Cuando la carne se envasa al vacío adquiere un color púrpura, aunque su aparición sólo se debe a la ausencia de oxígeno. Al abrir el paquete y exponer la carne de nuevo al oxígeno, ésta vuelve a recuperar su color rojo brillante original. Por el contrario, el color que posee la carne en mal estado en realidad es de color marrón apagado, debido a la oxidación por estar mucho tiempo expuesta al aire. Es importante que antes de preparar una carne previamente envasada al vacío, se deje reposar abierta una media hora para que, en contacto con el oxígeno, recobre su color característico.

Sí. Puede mantener vegetales como papas, batatas, cebolla, frutas como manzanas y bananas que son algunos de los alimentos que se oxidan más una vez abiertos. También mantiene la frescura , apariencia y sabores de las carnes y de los pescados debido a que su oxidación es mucho más lenta. Cocinar, almacenar y volver a calentar las carnes y pescados en una atmósfera protegida con una bolsa o envase apto para ello los mantendrá frescos y deliciosos

El tipo de bolsa lo determina la máquina de acuerdo a su principio de funcionamiento. En el 90% de las máquinas hogareñas /domésticas de uso no intensivo, el sistema de vacío y la extracción del oxígeno se produce a través de la sección gofrada de la bolsa por medio de sus acanaladuras. En el caso de máquinas profesionales o de uso intensivo, trabajan de otro modo, cuentan con un habitáculo donde se coloca el producto con la bolsa, se baja la tapa o «campana» y se produce el vacío y sellado. Estas máquinas trabajan con bolsas lisas exclusivamente.

Se estima que la vida útil de los alimentos mediante el proceso de envasado al vacío aumenta entre 3 y 5 veces. Favorece la retención de los compuestos volátiles responsables del aroma. Impide las quemaduras por frío en carnes, la formación de cristales de hielo y la deshidratación de la superficie del alimento gracias a la barrera de humedad de pequeño espesor existente entre el material de envasado y el producto.